RSS

Uno no es lo que quiere sino lo que puede ser

Hoy, mientras comía en un lugar que me gusta mucho y con una compañía excelente, me dí cuenta de algo importante de lo que no se puede escapar: lo que uno es. Me llegó a la mente: "uno no es lo que quiere sino lo que puede ser". Algunos reconocerán el origen de esa frase, pero sin sugestionarse por ello, he de tomar la esencia de la misma.
¿por qué somos quienes somos? ¿de dónde viene todo eso que en conjunto somos nosotros? No me refiero a lo físico, sino a todo lo que nos gusta, disgusta, da miedo, apasiona, etcétera. Si bien mucho viene en nuestros genes, otra parte en la formación que nos dió nuestra familia, gustos o disgustos heredados; pasiones o gustos adquiridos otra fuente de lo que somos es las reacciones que tenemos basadas en situaciones o en personas. Esta última es la que más me intriga.
Creo que muchas de las veces, no somos lo que queremos sino lo que hemos tenido que ser en situaciones o con personas. Cuando alguna persona importante nos dice algo que no esperábamos y que nos hace cambiar drásticamente sin pernsarlo; cuando alguien cuya opinión tenemos en alta estima nos dice algo que percibió en nosotros y nos disgusta mucho, cambiamos, rechazamos eso que hacíamos o no lo hacemos con el mismo "gusto" con el que solíamos hacerlo; O cuando estamos en una situación con condiciones muy específicas y somos de un modo, derrepente si nos toca cambiar de situación, tenemos que cambiar nuestra manera de ser. Por ejemplo, al estar por un tiempo prolognado en un ambiente hostil nos volvemos duros, en un ambiente sumamente suave pasa todo lo contrario. Pero ¿qué pasa cuando cambiamos de ambiente? Algunas veces cambiamos y nos adaptamos al nuevo ambiente, aveces esta adaptación nos cuesta lágrimas, malos ratos, desesperación, enojo y, muy frecuentemente, nostalgia. Es cuando no queremos cambiar y nos gustaría continuar en el anterior ambiente, ya sea porque era un ambiente dónde nos gustaba más lo que éramos o porque ya estabamos acostumbrados a ser quienes éramos. Entonces no pudimos elegir quienes ser, sólo tuvimos que serlo.
Esta situación es interminable. Llegan nuevas personas a nuestra vida, ingresamos a nuevas instituciones, se rompen relaciones, se contruyen otras, descubrimos cosas y nos aburren otras tantas. Pero estas situaciones son las que nos construyen. Aveces la manera en la que cambiamos, la manera en la que nos vamos construyendo nos lleva a algo mejor, y eso, creo yo, es madurar.

Aveces yo no quiero madurar, entonces me doy cuenta, que no necesariamente soy lo que quiero ser, si no lo que puedo ser...

Carpe Diem - mi ma y yo descubrimos esta frase y decidimos mantenerla en mente en el día a día. Sin embargo, ahora todo mundo la usa, incluida Belinda, ¡espero que no se pierda el significado de la misma!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hablad ahora o callad para siempre