RSS

Veintediez

El año que comienza es el veintediez, se fue el dos mil nueve, y cuando un año se va es común que hagamos una evaluación de qué tal estuvo el año, qué tan mal nos fue, qué tan bien, qué tanto hicimos o dejamos de hacer. El dos mil nueve fue un muy mal año en mi opinión, pero tuvo cosas increíbles y se que fueron únicamente por gracia. No tengo otra explicación.

En enero se resolvió lo del CIDE. I was out. Sentí un indescriptible descanso, como si ya no tuviera que batallar tanto y en tantos aspectos para una sola cosa. Tráfico, cansancio físico y emocional, gasto de dinero, desgaste de mis relaciones personales en general. Todo eso se iría...
Decidí comenzar a ocuparme, no era un tiempo para perderse ni para sentirme menos. Retomé francés y comencé el instituto, me sumergí en varios libros, comencé a tomar infinidad de cafés con amigos a los que había olvidado. Pasé tiempo con mi familia.

Febrero papá y mamá se separaron, me dolió muchísimo. No era el plan inicial, pero así resultó. Continuó el francés y en el instituto me llenaba de eso que necesita mi vida. Hice el examen de la UNAM.

Durante marzo continué con francés. Busqué universidad para estudiar relaciones internacionales. En mis dos opciones se me cerraron las puertas en la cara. Creo que era necesario. Entré a la UNAM, al principio renegué de ello, quería alguna de las otras dos, no quería estudiar derecho. Tuve una fuerte decepción amorosa, a causa de está y mi fuerte psicosomatización tenía hemorragias nasales por las noches, dolor de estómago y vomito, insomnio, y demás...

Para abril ya era seguro a dónde iría. Llegó la influenza. En mi casa me sentía harta de muchas cosas, munnée mucho. No le hablaba a mi papá. Cuando no lo veía lloraba.

En mayo, conocí a los del PFLSR, fue increíble, continuamos con la loquera por SELIDER, hubieron muchas restricciones del Tec, de presupuesto y demás. Gran certificación de francés.

En junio porfin fue SELIDER, no lo disfruté tanto como los pasados, viví tensa, muchos roces con una persona gracias a su incapacidad de diálogo. terminé el primer semestre del instituto. Metí la pata durísimo con alguien, no lo pensé, sólo después me dolió, me sentí sumamente descontenta y enojada conmigo.

En julio llegaron dos amigos muy queridos que viven en otras ciudades. Me fui a Monterrey, a SELIDER nacional. Conocí mucha gente increible. Aprendí muchas cosas y recordé varias más. Acaba el PFLSR. En cierta fiesta del PFLSR me llegó una oportunidad increíble: trabajar con el comité mexicano de planeación de una conferencia mundial de la ONU. Comencé de inmediato.

En agosto, tuve experiencias increíbles en lo de la planeación de la conferencia de la conferencia mundial. Comencé la carrera, fue increíble, fue un mes muy difícil por los horarios, por usar el metro (sí aunque suene fresa) y por andar corriendo de la escuela a la oficina, por andar malcomiendo y demás...

En septiembre fue la conferencia, conocí a Ban Ki-Moon y pude darle la mano. Era uno de esos sueños que tienes pero que quien sabe si sean, no lo quería conocer por él, sino por lo que representa. Conocí a gente de todo el mundo, de muchas religiones, idiomas y demás. Fue impresionante la congregación de personas tan diferentes que se logró para perseguir un mismo objetivo. También platiqué con un soldado mexicano, muy jóven y con muchísimo orgullo de ser soldado del ejército mexicano.
Metí la pata como 5+ veces. Creí que quería a alguien. Estaba un poco perdida a pesar de lo bueno que me había sido concedido.

Octubre, acepté lo inaceptable gracias a la pequeña folle, mis amigos más cercanos son los que me leen y conocen muy bien para ventaja o desventaja mía. Lo acepté y no supe qué hacer con ello. Cumplí 20 (ouch!) la pasé muy padre con los que acudieron a los pequeños festejos. Le dije a papá que le hablaría, no me comportaría con ironía con él. Lo respetaría por completo. Me dí cuenta que el no es más el papá que yo extraño, entristecí mucho por eso. La pasé muy padre con algunos CIDEitos. Muchos problemas con papá.

Noviembre, IUSMUN se lleva a cabo. Conocí mucha gente, pasé unos días de mucha parranda y metida de pata. Por primera vez no llegué a mi casa sin el permiso, y hubo una pequeña fiesta de cumpleaños colmeca, jaja (del COLMEX) en la que I, D y yo nos divertimos mucho. Acaba el primer semestre.

Diciembre, finales mortales. Voy a La Patrona y a la playa. Me vuelvo loca por lo inaceptable ya mentalizado. Extraño a folle. Recibo una llamada de Estados Unidos que me levanta y ayuda a ubicarme. Me ubico. Navidad rara, pero con sentido.

Este año empezó muy distinto a como terminó. Al hacer este recuento, muy necesario por cierto, me dí cuenta que muchas de las cosas malas que sucedieron, yo las hice suceder. Mucho fue por cómo tomé las cosas, por lo que hice y dejé de hacer.

Seize the day.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hablad ahora o callad para siempre