RSS

No soy más madura, estoy observando

Hoy vi a dos grupos de amigos muy distintos. Viví experiencias muy diferentes, tuve pláticas sumamente distintas con cada uno de los círculos. Cuando me puse a pensar esto al final del día, sentí qe me había gustado más estar con uno de esos grupos que con el otro. Entonces empecé a buscar a qué se debía. Concluí algunas cosas.

Considero que el factor más importante que produce la diferencia de ambiente en cada uno de estos grupos es la edad de los integrantes. Los primeros eran más grandes que yo, los segundos eran de mi edad. De este factor se derivan varias cosas como que a los primeros les fue más fácil llegar, por la facilidad para transportarse, tampoco se enfrentaron a pedir permiso para asistir; ni estuvo el dinero como un problema para ir y gozar plenamente de la salida. Además, las pláticas fueron más relajadas, más casuales y con más confianza a pesar de que no todos los miembros eran cercanos entre sí.

El otro grupo de amigos fue llegando paulatinamente, algunos de ellos muy tarde por lo que truncaron la dinámica de la salida, además hubieron problemas a la hora de querer comprar las cosas que faltaban por haber llegado tarde, ya que no todos traían dinero suficiente. Por la dependencia que hay con los papás hubo que regresar a dejar personas, a pedir más permisos. Esto fue tedioso, pérdida de tiempo y acabamos un poco enojados todos con todos. Y percibí mucho que las pláticas fueron como si cada uno de los miembros quisiera tener la atención del grupo más de un sólo momento, siento que no teníamos un diálogo, un interés por lo que la otra persona decía. No estoy segura de que eso sea lo normal, y tampoco de que yo sea exactamente como el segundo grupo por ser de mi edad.

Bien a los de mi edad los quiero, pero es difícil definir cómo me la paso con ellos. Y creo que por ello, aveces inconsciente aveces conscientemente, los evito.

Seguiré observando, mientras tanto ya saqué mi frustración de hoy.

Seize the day

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hablad ahora o callad para siempre