RSS

Dejar pasar las cosas...

Este fin de semana se supone se iban a llevar a cabo cosas,es decir habían planes específicos e inamovibles, por factores como personas que venían de visita de otra ciudad (genial que @cegerman y @ari_rocker nos visitaran en el DF), conciertos que evidentemente no se pueden posponer, entre otros. Sin embargo, a pesar de haber estado pensando tanto en cómo seria este fin de semana al fabricar escenarios ninguno contemplaba qué sucedería si no pasaba tal o cual cosa. Los escenarios sólo decían cómo iba a ser porque cada uno de los eventos proyectados en mi cabeza IBAN a ser. Cuando en realidad fueron pasando las cosas de modos muy distintos a los estipulados inconscientemente en mi cabeza o simplemente no pasaron me entró una frustración indescriptible. Toda esta semana fue de contínuos #EPICfail. Desde el miércoles pasado en que era el concierto de Empire of the Sun al que no fui porque era necesario revisión en el hospital por el choque de hace dos semanas y salimos tarde, como el viernes en el planeado cumpleaños de mi hermano que tampoco sucedió, hasta la falta de boleto para el tan esperado concierto de Two Door Cinema Club. A este último estaba segura que iría y que sería especial a pesar de no haberme preocupado en demasía por mi boleto para entrar. Al final ni en reventa pudimos conseguirlo y ¿Qué creen? ¡No entramos! Me aferré a quedarme al escuchar la primera canción que tocaron, justo en ese momento un grupo de alrededor de 7 fans frustrados que tampoco lograron entrar, y a quienes también se les retorció la tripa al escuchar la primera canción, decidimos caminar hacia algún pub en masaryk en el que pudiéramos por lo menos sentarnos a platicar y pasar un buen rato. Caminamos y caminamos hasta que llegamos al lugar. Platicamos, nos conocimos y tratamos de dejar atrás aquello que nos había unido. Sin embargo, mis tripas seguían con nudos que se apretaban cada vez más... A pesar de que tanto esa noche como el fin de semana terminaron muy agusto producto de la buena compañía y el arte de lo que un amigo llama impromptu (que parece ser mi estilo de vida desde hace ya unos años) una de las personas que conocí en plena frustración con todo mi aferre a quedarme afuera del concierto puso una frase en Facebook que me sigue dando vueltas: "cuando dejas pasar las cosas, las cosas pasan". 

Necesito dejar de ser tan caprichosa, ver que no todo puede ser siempre como lo planeé o como yo quiero, pues siempre hay variables que no puedo controlar y mucho menos influir. Y esa es la vida, hacer algo con lo que tenemos y algo que sea bueno. 

Justo ahora estoy aferrada a situaciones que quiero que se den, así como a que personas hagan lo que yo quiero. Lamentablemente, como es posible que suceda también es 50% probable que no suceda... pues no depende de mi.
El asunto aquí será: ¿Voy a dejar que pasen las cosas? Si no pasan ¿Voy a reaccionar lo mejor posible?

I'm going to work on it, i promise :)

1 comentarios:

Isaias Arredondo dijo...

«La única constante en esta vida, es la variable».

Esta frase resume todo lo que he aprendido respecto a los cambios fortuitos.

A mí me pasaba que cuando las cosas no sucedían como esperaba, si no hacía algo al respecto, sentía como si me estuviera dando por vencido, y pues... como que eso no va con mi filosofía de vida.

A través del tiempo y muchas, muchas experiencias he dejado de preocuparme por los "cambios" y mejor trato de adaptarme y sacarle provecho a las nuevas circunstancias y ¿sabe?, me ha ido muy bien. :)

Le mando un abrazote y pues no se aflija por los conciertos. Estoy seguro que se le presentará la oportunidad nuevamente... espero... Porque si no. ¡Qué oso el mío! :P

En nuestro próximo episodio, aprenderemos a cocinar un rico y delicio... ¡Ah, caón! Me equivoqué de canal. :P

Paz, amor y ¡tortas de tamal! Los panuchos qué.

Publicar un comentario en la entrada

Hablad ahora o callad para siempre